Para acceder se necesitará un usuario y contraseña que se consigue en la secretaría del Centro
El Tiempo en Melilla
 

 

HISTORIA DEL IES MIGUEL FERNÁNDEZ

El IES Miguel Fernández empezó su andadura docente el año 1992. Fue construido sobre un pequeño solar, sin duda inadecuado para su función pero, a falta de otro mejor en la zona, la Dirección Provincial del Ministerio de Educación y Cultura decidió utilizarlo a fin de ampliar la red de centros con vistas a la implantación de la Reforma Educativa prevista en la LOGSE. La zona en que está situado había empezado a cambiar su fisonomía muchos años atrás con la desaparición del puente metálico que unía los Barrios del Real e Hipódromo y salvaba las vías del tren que procedente de Uixan y Setolazar llegaban hasta el cargadero del Mineral. En el año 1988, el solar contiguo de la parte derecha, donde se conservaban los restos de la vieja estación de Ferrocarril sirvió para construir la Escuela de Maestría Industrial que enseguida se convertiría en el IES Reina Victoria Eugenia. Finalmente a principio de los noventa y sobre terrenos en donde aún se conservaban los raíles del tren, se inició la construcción de un centro que en principio se denominó "24 Unidades". El edificio debió ser concebido en altura, debido a la escasez de superficie, para dar cabida a todas las necesidades de un centro donde se impartiera Educación Secundaria Obligatoria. El arquitecto D. Manuel Ángel Quevedo realizó un coqueto proyecto cuidando al máximo los detalles hasta el punto de encargar el diseño de solería y paredes de pasillos al artista D. Carlos Baeza. La falta de patio para recreo de alumnos y de instalaciones deportivas, motivó la cesión de un solar colindante en la parte trasera por parte del entonces Ayuntamiento sobre el que años después se construiría, sobre pilares la ampliación destinada a albergar a los alumnos de Bachillerato. En el año 1995 y en los bajos de un edificio de nueva construcción, que el Ministerio de Educación adquirió, se añadieron un pequeño gimnasio, dos vestuarios y un almacén para paliar las deficiencias iniciales de instalaciones. Finalmente en 1998 una nueva cesión de la ya Ciudad Autónoma posibilitó la puesta en servicio de dos amplias pistas polideportivas completando así la definitiva fisonomía del centro. En la actualidad consta de 32 aulas, Aulas de Dibujo y Música, 2 para Tecnología, 2 Laboratorios, Salón Actos, Sala de Profesores, Departamentos, Despachos y Secretaría. Para las actividades al aire libre se dispone de dos patios y dos pista polideportivas. En el curso 91-92 el centro abrió sus puertas como anexo de los Colegios Públicos Reyes Católicos y Real. Se impartió 7º y 8º de EGB a los alumnos de esos colegios y las clases estuvieron a cargo de 6 profesores de Segunda Etapa de cada uno de ellos. Al siguiente curso se adelanta en dos años la implantación de la LOGSE , siendo uno de los primeros centros del territorio nacional en poner en marcha la Ley. Esto fue posible gracias al interés y esfuerzo del aquel profesorado. En el mismo curso también se inicia el segundo ciclo de la ESO. El primer Director fue D. José Antonio Rey Fernández. Por decisión unánime del claustro de profesores pasó a llamarse "IES Miguel Fernández", tras la Orden Ministerial publicada en el BOE del 29 de Diciembre de 1994. El acto de inauguración oficial tuvo lugar el 12 de Mayo de 1995 con la presencia de autoridades y toda la familia del poeta que da nombre al centro encabezada por su viuda Dª Dolores Bartolomé Romero. El curso 2002-03 fue autorizado el inicio de las clases de Bachillerato en las modalidades Científico y Humanístico y para el curso 2005-06 se ha solicitado el Pograma de Iniciación Profesional "Auxiliar de Ayuda a Domicilio y Residencia", completándose así la actual oferta educativa. No quiero finalizar estas letras sin dedicar un sentido recuerdo al primer conserje D. Ángel Sánchez Díaz, entrañable y eficaz colaborador en la puesta en marcha de todas las instalaciones, del que esto escribe. Su muerte temprana y repentina dejó a todos con un tremendo vacío y en su memoria se conserva una placa en las pistas polideportivas.

Rafael Imbroda Puerto

20-02-2005